No os merecemos. No merecemos ninguno de los miles de esfuerzos que habéis tenido que hacer durante este año y un mes

¿Recuerdan aquello de que la pandemia nos haría mejores personas? Era una disertación que no podía estar más equivocada. Tal vez no nos haya peores ni mejores, sencillamente se ha encargado de destapar nuestras carencias como sociedad, ha destripado nuestro egoísmo absoluto y nos ha dejado, sencillamente, con el culo al aire.

Un altísimo porcentaje de los trabajadores de este país, ha sufrido las inclemencias de este último año, en mayor o menor medida, y muchos, han tenido que trabajar durante todo este tiempo, aún a riesgo de que, en algún momento, pudieran resultar contagiados. Cuando tú dices esto, el comentario genérico de la gente es el de, «bueno, si se contagia, dos semanitas en casa sin hacer nada»; mi pregunta es, ¿y si se contagia y esto le lleva a la UCI?¿Si se contagia y muere? No valoramos nada.

Sin embargo, hay un colectivo al que le hemos fallado sobremanera. No sólo le hemos defraudado, sino que le faltamos el respeto constantemente: los sanitarios.

Un altísimo porcentaje de los trabajadores de este país, ha sufrido las inclemencias de este último año, en mayor o menor medida, y muchos, han tenido que trabajar durante todo este tiempo, aún a riesgo de que, en algún momento, pudieran resultar contagiados.

Ellos han estado al pie del cañón desde el minuto uno, y mientras tú protestabas porque debías trabajar una hora más o porque no habías cogido vacaciones, ellos llevan un año y pico no sólo haciendo turnos insufribles de muchas horas, además de la ya mencionada exposición al virus en primera línea de batalla. Además, han tenido que aguantar tus miserias cuando les toca atenderte, y por si fuera poco, cada día tienen que soportar que se sigan celebrando fiestas ilegales dónde se contagia el virus » a troche y moche» y sin que se pueda hacer nada al respecto, porque lo hecho, hecho está.

¿De verdad crees que les compensa su trabajo en esas condiciones?¿De verdad crees que en sus cabezas no está la posibilidad de mandarlo todo «al carajo» porque no merece la pena jugarse la vida por ti, que andas de fiesta, sin cuidarte y sin cuidar a los tuyos?

Desde luego que no. Nuestros sanitarios, aún a día de hoy, siguen luchando contra un virus que no terminan de conocer, y llevan ahí, en la trinchera, desde el primer momento, cuando no se sabía que clase de virus era, qué tipo de variantes pudiera tener, cuáles eran los daños que provocaba. A ellos, les dio igual, es su trabajo, es su vocación, es su vida.

Por todo esto, gracias a todos y cada uno de los miles y miles de sanitarios de este país, auténticos guerreros sin capas – y además, literal, pues la falta de epis durante la cuarentena fue acuciante- . No nos merecemos tenerles, pero nos sentimos muy agradecidos con vuestra labor, al menos todos esos ciudadanos que tratamos de hacer las cosas bien, y que, por supuesto, somos conscientes de que vuestra suerte es la nuestra, y que vuestra lucha será en beneficio de todos.

Gracias, gracias y mil veces gracias, porque no hay aplausos capaces de demostrar todo lo que les debemos… Sin ustedes, no hubiéramos llegado hasta aquí, a pesar de que aún nos falta camino por recorrer.

Deja un comentario