restaurante

Oleada de «simpas» en Tenerife

La hostelería no sólo está siendo azotada por las medidas del gobierno, sino que además, muchos han aprovechado para marcharse sin pagar

La hostelería ha sido uno de los sectores más maltratados por las normas impuestas por el gobierno regional para paliar el avance del número de contagios de Covid19 en Canarias desde que comenzara la pandemia, pero es que ahora la situación se está agravando ante la oleada de «simpas», principalmente, en la Isla de Tenerife.

¿Qué pasa por la cabeza de una persona para irse sin pagar de un establecimiento? Si hace unos meses veíamos como unas delincuentes habituales dejaban su móvil atrás al hacer un «simpa», y tenían que volver a pagar la cuenta (aunque lo hiciera la madre de una de ellas, con gran vergüenza para la pobre señora), la corriente continúa sucediéndose en distintos lugares de la Isla de Tenerife.

Ocurrió hace unos días en un guachinche en Santa Úrsula (Tenerife), y también veíamos como un conocido local de comida de Llano del Moro informaba, a través de sus redes sociales, que habían sufrido un nuevo robo.

Y es que no hay que olvidar que marcharse sin pagar debería considerarse de esa manera. Nada de picarezca ni de demagogia, es un ROBO, con todas las letras, y quién lo haga debe ser catalogado como un delincuente, y sobre él o ella, debería recaer todo el peso de la ley.

Lo cierto es que la legislación español es muy endeble con quién robe menos de 400 euros, catalogando como «hurto» este tipo de fechorías, y con unos castigos que no son, ni mucho menos, ejemplarizantes.

Deja un comentario