• Entrevista a Pedro Lazarino, Director de la marca Opel en España y Portugal

Desde el pasado mes de octubre el portugués Pedro Lazarino es el director de Opel en España y Portugal. A sus 43 años afronta retos clave para volver a encauzar la nueva Opel y recuperar parte del mermado negocio de la marca alemana. La gama debía actualizarse debido a las exigencias de emisiones de la vieja Europa y había que resolver problemas históricos derivados del negocio de las alquiladoras. Lazarino comenzó su carrera profesional en GM Portugal y ha ocupado diversos puestos de gran responsabilidad tanto en Portugal como en Alemania y posteriormente en Europa, como Director de Ventas Europeas & Marketing Regional de Alemania, Italia, España y Portugal. Todo ello antes de ser, en 2018, Director Comercial de Opel/Vauxhall previo a su nombramiento como Director de la marca Opel en España y Portugal. 

Acabamos de cerrar un año duro, ¿Qué balance haces?

“2020 fue un año muy difícil, no solamente por el COVID, sabíamos que 2020 iba a ser un año particularmente difícil para Opel porque habíamos tomado la decisión, muy necesaria, de cambiar completamente nuestro portfolio de producto. Fue preciso tomar una decisión muy difícil de quitar de nuestra oferta algunos coches importantes para el volumen de ventas, como el Karl, Adam, Zafira, el propio Corsa de tres puertas o el Opel Cabrio.Si tienes una gama que de un día para otro es cortada sufres un impacto importante en términos de cuota de mercado. Además, afrontamos un cambio completo de nuestro modelo de negocio con respecto a las compañías de Rent A Car tanto para España como para Portugal, porque necesitamos que el volumen de negocio de Rent A Car debe ser un volumen que podamos vender luego como coches usados en términos de marketing.Todo esto ha significado una reducción significativa de nuestra cuota de mercado, pero son decisiones imprescindibles para llevar adelante un modelo de negocio sostenible y estoy muy satisfecho porque Opel, en este momento, aporta de forma muy positiva en el asunto de las emisiones de CO2 dentro del Grupo PSA y ahora dentro del grupo Stellantis. Lo que hemos hecho en términos de producto fue lo más acertado, y los cambios en términos de modelo de negocio de Rent A Car nos ayudaron en el tema de coches usados porque ahora tenemos niveles de stock muy aceptables y tenemos un impacto muy positivo en términos de valores residuales para la marca, porque el mercado no está saturado de coches usados procedentes del Rent A Car. Son medidas estructurales muy importantes para la marca, las cuales, tienen un precio, que fue la cuota de mercado de 2020”.

¿También los comerciales han sufrido?

“La gama de productos de la marca era y es muy fuerte en el área de comerciales. En 2020 hemos conseguido, con la misma red de concesionarios y el mismo equipo, tener un crecimiento muy importante en la parte de vehículos comerciales. Esto prueba la fuerza de la marca incluso en un entorno muy complicado, y además recientemente hemos presentado un coche producido en España y esto ayuda”.

¿La apuesta para volver a las buenas cifras de venta son los SUV y el Corsa?

“El Crossland ha recibido un facelift muy bueno y es un coche muy importante porque además se produce en España. El nuevo Mokka llegará a finales de este trimestre y gracias a esto la recuperación de la marca está en alza, porque estamos enderezando actualmente el portfolio y vamos a implementar nuevos productos a la gama que nos van a ayudar a recuperar la cuota de turismos que perdimos en 2020. Todo esto es válido tanto para España como para Portugal, porque los dos son mercados donde el volumen de Rent A Car es muy significativo y también donde los segmentos A y B son los más importantes. El Corsa es un coche realmente fantástico que nos lleva a estar muy cerca del podio de los más vendidos en España y Portugal, lo que nos da buenas perspectivas para el fututo. Hay que recordar que el lanzamiento del Opel Corsa fue 2 o 3 meses antes del comienzo de la pandemia y esto nos afectó y aún no se sabemos realmente la potencia comercial de este coche, pero cuando tengamos algún mes de estabilidad veremos que es muy buena”.

¿Puede Opel conservar su carácter alemán dentro de Stellantis?

“De entre todas las marcas del grupo Stellantis somos la única alemana. Esto nos brinda la oportunidad y la responsabilidad de mantener a Opel como marca alemana, porque una marca alemana significa gran calidad y experiencia de conducción excitante, y además queremos posicionarnos como una marca cercana al cliente. Esas son los tres puntos que queremos desarrollar. Hay varias muestras de esto, por ejemplo el Crossland, llegó en un momento muy difícil para la marca comenzando una fusión con PSA, pero rápidamente decidimos anticipar el facelift para mejorar cosas que pensamos que son fundamentales para reforzar el carácter alemán de la marca y si comparas el Crossland original con el facelift verás que el tacto de la dirección y del chasis son diferentes y percibes el cambio, porque son en esos pequeños detalles en los que tenemos que marcar la diferencia, ya que cuando ves un coche alemán y uno francés, tienen que ser diferentes. No estoy diciendo que uno sea mejor que otro, pero tienen que ser diferentes. El Mokka, que llegara en los próximos meses, es un coche desarrollado en Alemania y tiene unas sensaciones completamente diferentes en términos de conducción. Es algo muy importante para nosotros, porque si un coche puede soportar las autopistas alemanas está preparado para todo”.

Llegan ocho novedades electrificadas este mismo año ¿Cómo ves la electrificación de Opel?

“Cuando hablamos de coches alemanes, hablamos de tecnología de vanguardia e innovación, por eso decimos Opel Goes Electric. Este posicionamiento nos ayuda porque estamos muy preparados para la electrificación que va a estar con nosotros y va a cambiar la industria. Pese a ello, en la marca somos un poco Petrol Head, yo me considero un Petro Head, y cuando conduzco un coche eléctrico como un Grandland de 300 CV me emociona, lo que indica que hay esperanza para el futuro, algo que es realmente importante. La electrificación ayuda al posicionamiento y queremos destacar como marca electrificada dentro de Stellantis, y así que se sepa que todos nuestros nuevos lanzamientos tendrán su versión eléctrica. Hay muy buenas perspectivas en cuanto a los híbridos enchufables para los segmentos Top y por eso, puedo anticipar que el Grandland y el nuevo Astra tendrán una versión híbrido enchufable. Para los segmentos más pequeños en términos de dimensiones, entendemos que el full electric es el futuro, como el Corsa eléctrico, el Mokka se lanzará también con una versión completamente eléctrica, y hay un tema particularmente interesante para nosotros, y es que entendemos que el mercado de comerciales tiene un potencial enorme en cuanto a la electrificación… Por lo tanto, lo hemos hecho con el Vivaro, lo haremos en el Movano y la intención es que toda la gama comercial esté electrificada”.

Los apasionados a los coches también queremos saber si, aún con la que está cayendo, ¿hay planes deportivos en Opel?

(Pedro ríe, se relaja y nos agradece la pregunta) “Estoy involucrado personalmente en el proyecto del Corsa-e de Rallyes para el futuro. No hay nada previsto a corto plazo y veremos cómo resulta la experiencia en Alemania con el Corsa Electric, pero hay una cosa que tengo muy clara, si nos involucramos en eventos deportivos va a ser con modelos eléctricos, porque creemos que es un camino muy importante para promocionar estos coches. Estoy en contacto con la empresa que está desarrollando los coches eléctricos en Alemania, también con la empresa que lo lleva para Portugal y España, con José Pedro Fontes y primero vamos a probar en Alemania. Es algo que esperamos con muchas ganas para un futuro próximo, ahora tenemos otras prioridades inmediatas, pero pensamos que es algo que puede mejorar la imagen de la marca, por lo que estaremos atentos para aprovechar las oportunidades”.

Deja un comentario